Consejos

Por lo general, las conservas son opciones que contienen elevadas cantidades de sodio y de azúcares, pero tenemos que saber que existen opciones saludables que nos pueden ayudar en nuestro día a día cuando no tenemos mucho tiempo para preparar la comida, ya que se encuentran listas para consumir y son una buena opción.  

 

No debemos confundir el azúcar presente de forma natural y el añadido a la conserva, evitando aquellas conservas que contienen más de 1 gramo de azúcar por cada 100 gramos del producto. La palabra azúcar puede sustituirse con los términos: fructosa, dextrosa, glucosa, jarabe de maíz/arce, miel, panela, etc.

 

En cuanto a la sal, no debe de contener más de 1,25 gramos por cada 100 gramos de alimento. Una forma fácil de reducir el contenido en sal es enjuagando bien, por ejemplo las legumbres, para eliminar en la mayor medida el líquido de cobertura de la conserva.

 

¿Son saludables las conservas?

Cuando se prepara una conserva de fruta o verdura, se realiza un tratamiento térmico con el objetivo de eliminar microorganismos nocivos para la salud y aumentar la vida útil de los alimentos. Se realizan, por ejemplo, para exportar frutas y verduras a terceros países o para el consumo de alimentos fuera de temporada. El tratamiento térmico puede reducir el contenido en nutrientes al igual que cuando cocinamos el producto fresco en casa.

 

Ahora bien ¿qué conservas elegiremos en nuestra cesta de la compra? 

Te dejo algunos tips para escoger aquellas conservas visualizando la lista de ingredientes (información nutricional).

 

Escogeremos:

  • Aquellas que solo están compuesta por un único ingrediente: judía verde, guisante, garbanzos,…. o bien aquellas que son una mezcla de verduras, como las menestras.

 

  • Debe estar compuesta de 1 a 5 ingredientes como máximo.

 

  • Si contiene aceite, el que debe predominar debe ser aceite de oliva virgen extra.

 

  • La mejor opción para el líquido de cobertura es que sea agua (al natural), aceite de oliva virgen extra, aceite de girasol alto en oleico o vinagre.

 

Evitaremos: 

  • Aquellos platos preparados en los que se incluyen verduras o legumbres, dado su elevado contenido en sal, azúcares y grasas y su baja calidad nutricional. Por ejemplo, albóndigas con verduras, carnes con guisantes, fabada preparada, etc.

 

  • Aquellas conservas cuyos principales ingredientes sean la sal o el azúcar. Tenemos que tener en cuenta que los ingredientes en la lista se ordenan por orden decreciente de presencia en el producto.

 

  • Evitamos aquellas conservas cuyos líquidos de cobertura sean escabeches o aceites vegetales refinados.

 

Para resumir, una buena conserva debe contener aquellos ingredientes que escogerías en casa para elaborar un plato.

TU CENTRO DE NUTRICION EN MURCIA

https://reservaweb.viday.es/#/client/5f723508ef489fea275726ec

02 May, 2022

OSTEOPOROSIS Y ALIMENTACIÓN

La osteoporosis es una enfermedad, en ocasiones silenciosa, que consiste en una reducción de la densidad de los huesos y deterioro de su estructura, que a veces ocasiona fracturas. En… Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apuntate GRATIS al Reto de 4 Días para aprender a cuidarte

El reto de 4 días de Nutrieat nace para ayudarte a salir del bucle que nunca acaba y empezar a comer de forma saludable, pero esta vez de verdad y para siempre.